Compra en nuestras tiendas

10 cuidados principales de un recién nacido

 

Cuando por fin termina la espera del embarazo y nace el nuevo miembro de la familia todos funcionan alrededor del recién nacido, la alegría que trae tu bebé es indescriptible, pero también la incertidumbre y temores al no saber cómo cuidarlo. A continuación puedes encontrar una guía de 10 de los principales cuidados que debes seguir cuando llegas a casa con tu recién nacido.

 

1. Cordón umbilical

Ese cordón umbilical que une a tu bebé con la placenta y lo ayuda a alimentarse y recibir oxigeno se corta cuando nace quedando un muñón umbilical que hay que cuidar hasta que se caiga por si solo. Este proceso puede tardar de 7 a 21 días en los cuales se seca y se cae dejando una pequeña herida que cicatriza pronto.

Para cuidarlo durante este tiempo, es importante que siempre mantengas esta parte seca y limpia, además de evitar taparla con el pañal de recién nacido ya que puede mojarse con la orina de tu bebé. Existen pañales especiales para recién nacidos que traen este espacio para dejar libre el muñón o bien puedes doblar la parte del pañal hacia arriba para que quede descubierto la parte del ombligo.

Hasta que se caiga el muñón lo más aconsejable es darle baños con una espuma sin sumergirlo totalmente en agua, ya que se debe evitar mojar la parte del muñón. Pide a tu médico consejo para cuidado porque existen varios métodos para su cuidado, desde limpiarlo con un poco de alcohol, con un trapo húmedo, o simplemente dejarlo al aire libre si hace buen tiempo, pero lo mejor es lo que te recomienda tu especialista ya que no todos los bebés son iguales.

Lo que si hay que tener en cuenta es limpiarlo en forma circular y con mucha suavidad. De toda maneras, cuando seque y este por caerse espera a que se caiga por si solo, nunca trates de quitarlo. Si notas que supura fluido amarillo, huele mal, esta muy rojo alrededor o tu bebé llora cuando se lo tocas consulta con tu especialista, puede ser una infección.

 

2. Cómo bañarlo

Los especialistas recomiendan no bañar todos los días a los recién nacidos ya que se les puede resecar la piel, pueden bañarse cada dos o tres días, limpiando su colita con agua los días que no lo bañas. Si decides hacerlo diario o eso es lo que te recomienda tu médico, es conveniente no sumergirlo en agua hasta que se le caiga el muñón umbilical ya que este debe permanecer lo más seco posible.

Hasta ese momento límpialo con una esponja y agua tibia, se recomienda especialmente si utilizas jabón que sea de bebé especial para cuidar su delicada piel. Mira aquí consejos para bañar a tu bebé con mayores detalles sobre el baño.

Recuerda bañarlo y hacerle todos los cuidados de higiene y salud en un lugar con temperatura cómoda sin corrientes de aire, secarlo muy bien, en especial en todas las partes de pliegues, por ejemplo, debajo del cuello, las axilas, dobles de brazos y piernas y, vestirlo tan pronto termines de secarlo.

 

3. Cuidado de las uñas

Muchos padres sienten temor a cortar las uñas del bebé pero es importante desde recién nacidos, ya que las tienen afiladas y pueden rasguñarse o inclusive también a ti. puedes utilizar una lima o cortaúñas especial para bebés. Simplemente debes tener un poco de cuidado, sostener firme pero suave la manito de tu bebé y cortar o limar las uñas largas.

Si sigues con temor de cortarlas puedes intentar cuando este dormido y así no se moverá tanto o pide ayuda de alguien para que lo sostenga mientras tu le cortas sus uñas.

 

4. Cómo limpiar la zona del pañal

La colita del recién nacido es de sus partes más delicadas, por eso es importante que cambies el pañal seguido, sin dejarlo mucho tiempo mojado. De lo contrario se corre el riesgo que de se escalde.

Se recomienda que no utilices unicamente toallas húmedas para limpiar a tu bebé en cada cambio, sino que en lo posible, también lo limpies con agua y jabón de vez en cuando. De las dos formas siempre es bueno hacerlo desde los genitales hacía abajo, esto con el fin de que las heces no queden en los genitales, esto tanto para niño como para niña.

Te recomendamos ver la guía de cómo cambiar pañales a tu recién nacido aquí.

 

5. Cómo prevenir y cuidar escaldadas de pañal

Regularmente en cada cambio de pañal no hace falta agregar crema si no esta irritado y se cambia el pañal con regularidad. Pero sí es necesario limpiar suavemente y secar bien, en especial los pliegues.

Existen cremas especiales para ayudar con la escaldada y también para prevenirla, pero ayuda no apretar mucho el pañal, tener cuidado con los jabones que usas, y no dejes que use demasiado tiempo un pañal sucio.

 

6. Cómo lavar la ropa del bebé

La piel de un bebé es extremadamente delicada, así que lavar bien la ropa que le pondrás es muy importante. Busca un detergente que sea suave y por lo menos en los primeros meses lava la ropa de tu bebé separada del resto de la casa. No uses suavizantes ni detergentes fuertes. Y asegúrate que no queden residuos de jabón o detergente en la ropa lavada, enjuágala bien.

 

7. Limpiar ojos, nariz y orejas

De limpiar al bebé se puede decir que las partes más delicadas son los ojos, orejas y nariz. Sus ojitos puedes limpiarlos con un algodón humedecido con agua tibia que sea cristal o hervida, suavemente quitando lagañas o residuos que pueda tener a su alrededor, lo más recomendable es que uses un algodón diferente para cada ojo.

En cuanto a las orejas, es muy importante que nunca utilices copitos para limpiar las orejas, puedes con una toalla o trapo limpio, pasarlo por la parte exterior de las orejas, pero nada por dentro del oído. Si sientes que puede estar sucio por dentro del oído, llévalo a un especialista para que te ayude él a limpiarlo.

En cuanto a la nariz, existen varios métodos para ayudar con su limpieza, como no pueden sonarse, tienes que ayudarte bien sea de suero fisiológico o agua salina con unas gotas en su nariz para que afloje el moco y lo puedas limpiar o, con uno de los aspiradores nasales que succiona la mucosidad. No utilices copitos para limpiar la nariz tampoco.

 

8. Cómo cargarlo

Hay que tener mucho cuidado al cargar un bebé, tampoco se trata de sentir miedo ya que no se va a quebrar, pero si tener en cuenta que en especial los músculos de su cuello son muy delicados.

Así que lo más conveniente es sostenerle la cabeza y espalda apoyándolas en tu brazo y mano. Nunca dejar la cabeza y cuello de un bebé sin sostenerlo.

 

9. Sueño del bebé y muerte súbita

Los recién nacidos necesitan dormir mucho, se despiertan la mayor parte del tiempo para alimentarse. Pueden llegar a dormir de 18 a 22 horas. Todo depende de cómo este alimentándose y reaccionando al alimento. Así que lo aconsejable es permitirle dormir lo que necesite y alimentarlo si es posible, con leche materna a demanda (es decir, cada vez que el bebé pide amamantar).

Si lo acuestas en una cuna o moisés, es importante acostarlo boca arriba y no cubrirlo con cobijas pesadas o que puedan taparle la cara, las bolsas para dormir son las más recomendadas. Para leer más sobre la muerte súbita y ver consejos importantes para prevenirla haz clic aquí.

 

10. Ropa del recién nacido

La ropa del recién nacido debe ser liviana, suave, delicada, preferiblemente 100% de algodón, cómoda y fácil de quitar y poner. Cuida de no abrigarlo demasiado porque puede sufrir de exceso de calor, puedes tocar la parte de atrás de su cuello para ver si esta sudando o muy frío.

Tags:

Leave a Comment