Compra en nuestras tiendas

Acompañamiento antes, durante y luego del parto

 

Escrito por: Valeria Calderón de Nenes de Leche

Las mujeres que piensan tener un bebé, están embarazadas o acaban de dar a luz suelen buscar un acompañamiento para cuidar su salud física y psicológica durante sus procesos. Y es en donde tienen cabida profesiones y oficios como los de los gineco-obstetras, las parteras o parteros, y las doulas y educadores perinatales, prenatales y postnatales, cuya labor se enmarca en un espacio de información, cuidados y ayuda ofrecida en momentos importantes de la vida que suceden durante la edad fértil de una mujer.

 

La obstetricia:

La medicina tiene una ciencia denominada obstetricia. Es un campo que cuida todos los aspectos físicos de la madre y del bebé que se está gestando, hasta los días posteriores al parto, es decir, el puerperio. Quienes otorgan estos servicios de salud realizan controles prenatales y están pendientes de la salud materno-fetal. El fin último que se persigue es lograr un embarazo sano, y un parto a término normal con una mamá y un bebé sanos.

 

Los parteros y parteras:

Este acompañamiento también puede ser brindado por las parteras y parteros tradicionales y oficiales. Su labor y reconocimiento depende mucho del lugar del mundo en el que ejerzan su oficio. Es así como aparecen por ejemplo mujeres que llevan siglos ayudando a las mujeres a dar a luz en lugares en donde no es fácil acceder a servicios de salud, personas que incluso forman parte de un patrimonio nacional que se debe cuidar y proteger. También hay parteras que estudian la carrera de partería durante muchos años y llevan a cabo labores iguales a las que un obstetra desempeña. Es común verlas llevando controles prenatales, asistiendo, acompañando y ayudando a traer bebés al mundo.

 

Las doulas y los educadores:

Las futuras madres también pueden vivir sus procesos con la asistencia y servicio de las doulas y los educadoras perinatales, prenatales y postnatales. Por lo general se trata de mujeres que conocen todos los principios, técnicas y curso de esta etapa de la vida, pero no cumplen el rol de prestar servicios médicos ni a la madre ni al bebé en el útero o ya recién nacido. Estos grandes acompañantes suelen trabajar antes del momento del nacimiento del bebé brindando información y apoyo en todo lo que concierne al embarazo, al parto y a lo que sucederá después del nacimiento. Su consejería sirve para apreciar los sucesos que se pueden desencadenar y sus posibles consecuencias, sirve como ancla para asumir tanto las situaciones normales que se suelen vivir en estas etapas o por el contrario si se trata de un embarazo difícil o de alto riesgo, caso en el cual se convierten en un apoyo amable e invaluable.

También luego del parto el papel de las doulas o los educadores es muy valioso, sin que sea muy importante el tipo de parto que ocurra. La labor en esta fase se centra en servir de sostén emocional y brindar apoyo para que el proceso posterior al nacimiento se lleve a cabo con el mayor bienestar posible. Su utilidad radica en el afianzar la lactancia, la recuperación luego del parto, el fortalecimiento del vínculo entre la madre y el bebé y el brindar apoyo para que tanto la mamá como el entorno que la rodea inicien esta nueva etapa de la vida de manera amable y cuidadosa con los sentimientos y el nuevo rol de la mujer que ha dado vida. La presencia de este tipo de acompañamiento ha sido reconocida por organizaciones mundiales como la Organización Mundial de la Salud (OMS) en cualquiera de estas etapas, es decir antes, durante el parto (está relacionada con procedimientos más fáciles, sin complicaciones y con menos tasas de cesáreas, partos instrumentados y medicalizados), y después,

Las futuras madres y las madres que han dado a luz tienen varias posibilidades de acompañamiento. También sus parejas y su entorno. Ojalá que todas las mujeres del mundo puedan tener a su lado, si lo desean, personas con las que tengan una buena relación y empatía, que las guíen si así lo piden. Si las mujeres se sienten protegidas y reciben información y apoyo, muy probablemente su papel como cuidadoras será el que esperen y se sentirán fuertes y capaces para velar por los hijos que traen al mundo.

 

Nota: Independiente de quién escojas para ayudarte en tu parto, es importante estar preparada y tener un plan de nacimiento y preparar la maleta para cuando vas a dar a luz. Mira también cómo calcular tu fecha de parto

Tags:

Leave a Comment