Compra en nuestras tiendas

Los beneficios del yoga prenatal

 Por: Lina Gutierrez, Doula y experta en yoga prenatal

El Yoga Prenatal facilita a la mujer embarazada la conexión con su esencia y con lo sagrado del proceso que está viviendo, tanto en el embarazo como en el momento de dar a luz. El Yoga crea una forma de comunicación con el bebé, y ayuda a vivir este momento de forma consciente, intensa y feliz.

El Yoga Prenatal ofrece una práctica sin mayor peligro que asegura una buena salud durante el embarazo y el parto, como así también durante el periodo post natal. Prepara el cuerpo de la futura madre a ser fuerte y flexible, para que ella y su bebé puedan trabajar juntos en el embarazo y el parto, logrando con ello que la madre se prepare para un parto suave, controlando el dolor con la respiración.

Las asanas del Yoga Prenatal aseguran una apropiada circulación y una correcta respiración, ayudan a aliviar el dolor de espalda y abrir más la pelvis para facilitar el parto natural y a mover el bebé para que este en una posición cómoda y lista para el nacimiento.

Algunos días pueden suceder sensaciones maravillosas y otros días puede que no se sienta nada bien. El aspecto más importante del Yoga Prenatal es el mismo que se practica en todo el Yoga: Ahimsa o la no violencia a sí mismo y a otros. Esto es más importante en el Yoga Prenatal, ya que el bebé crece, cambia de posición con frecuencia y hay momentos en que cierta postura puede no ser favorable para la posición del bebé.

De esta forma, algunas posturas que fueron beneficiosas en algunos periodos del embarazo, pueden causar incomodidad en otros.

 

El movimiento y la respiración.

Cuando unimos la respiración con el movimiento se puede decir que entramos en una meditación consciente, y más que eso es el movimiento continuo de la energía a través del cuerpo.

Cuando una madre aprende a vincular su respiración con el movimiento, se crea una poderosa energía se conecta con su propio ser y el bebé.

Llevar esta experiencia de conexión a las mujeres embarazadas de una manera física y experiencial, es el propósito o misión del Yoga Prenatal.

Tenemos la tendencia a contener la respiración cuando experimentamos dolor o miedo.

Esta conexión entre respiración y movimiento es fundamental en el parto, donde el miedo intenso nos lleva a contener la respiración, contraer y tensar los músculos, incluso aquellos que no estén trabajando y generar más dolor en las contracciones. El Yoga Prenatal enseña que aun cuando los músculos se encuentren tensos y contraídos por el esfuerzo que se genera en el parto, la madre pueda conectar la respiración con el movimiento sintiéndose segura y generando un hermoso proceso de empoderamiento. Las madres se pueden liberar del miedo y el dolor a través de la respiración y el movimiento. Ellas pueden ayudar a su cuerpo y a su bebé a avanzar hacia el nacimiento usando esta técnica de respiración y movimiento.

Aprender y practicar Yoga Prenatal en el embarazo puede dar a las madres la capacidad de sentir el flujo de energía en el trabajo de parto y aceptar esa energía, acompañándola con la respiración permitiéndole crecer, abrir, expandir su conciencia, creando un éxtasis que potencializa la experiencia del parto.

 

Vida: Bebé en el Vientre

Durante el embarazo las mujeres experimentan dramáticas transformaciones física, emocionales y mentales en las que tienen una gran oportunidad para conectarse con otro ser humano que crece en su vientre, de una manera increíblemente intima. Esta vida dentro de ellas es un continuo crecimiento y evolución. El movimiento de la respiración en el vientre está permitiendo y fomentando este crecimiento, alimentando la vida en su interior.

La respiración es el aspecto más importante en la creación del ser humano.

Como madre de dos hijos, paridos en casa sin anestesia, como instructora de yoga prenatal, Doula de Parto y Educadora Perinatal, en los últimos 13 años, acompañando y educando a más de 200 parejas y familias y de la observación de mis alumnas de Yoga Prenatal comencé a darme cuenta de que mis clases de yoga, con las clases de parto y los acompañamientos en los partos se complementaban perfectamente.

De modo que empecé a incorporar las prácticas de yoga para ayudar a las madres a controlar su actitud frente al embarazo y el parto. entendí que el embarazado y el parto puede y debe ser una experiencia fascinante. Lo único que necesitan las madres es un modo de hacerlo posible, estar informadas, una guía de movimientos y respiración, posturas y conseguir una tolerancia al dolor conforme este aumenta en el parto.

Mi objetivo es enseñar a las madres que deben poder elegir como quieren que sea esta experiencia, están en su derecho y es un privilegio como mujeres y debería respetarse como tal, también dentro de la comunidad médica. Las mujeres pueden tener embarazos y partos maravillosos.

 

En mi trabajo en los últimos 10 años, he notado una tendencia:

Muchas mujeres que practican regularmente yoga prenatal, tienen un embarazo donde se sienten livianas y agiles y experimentan un parto más rápido y menos doloroso.

Por supuesto hay muchas excepciones y circunstancias que aumentan la duración y la intensidad del trabajo de parto, pero la correlación es demasiado grande para ser ignorada o asumida como una coincidencia, cada vez son más los beneficios del Yoga Prenatal que hasta los mismos ginecólogos recomiendan a sus pacientes embarazadas practicarla.

 

A CONTINUACIÓN, PRESENTO 5 GRANDES BENEFICIOS DE LA PRACTICA DE YOGA PRENATAL.

 

MANTIENE A LA MADRE EN FORMA

El yoga es el mejor “deporte” para embarazadas. Los ejercicios son suaves y fluidos, pero eso no los hace menos exigentes. Con una práctica continua tonificará los músculos, mejorará la flexibilidad y equilibrio, y ayudará a una mejor circulación sanguínea. Gran parte de la atención irá también a la zona del perineo para facilitar el ensanchamiento de la pelvis llegado el momento del parto.

 

APORTA ENERGÍA Y BIENESTAR.

El yoga no actúa únicamente sobre el cuerpo, también es una buena manera de entrenar la mente para frenar la ansiedad con meditación, y vivir el momento.

Con el yoga la madre se sentirá llena de energía positiva que le ayudará a afrontar cada nueva etapa con serenidad, y a interiorizar el proceso para conocerte mejor a sí misma.

 

AYUDA A COMBATIR LOS MALESTARES DEL EMBARAZO.

Es inevitable que el embarazo venga acompañado de ciertos dolores musculares, náuseas y tensiones. Especialmente cuando el vientre crece, su peso crea dolores en la parte baja de la espalda. También es común notar las piernas pesadas y cierta hinchazón en los tobillos, pies y manos por retención de líquidos que causa la mala circulación en un estado avanzado de gestación. El yoga ayuda a reducir todas estas pequeñas molestias mejorando la postura, facilitando la circulación, y ejercitando los músculos para hacerlos más fuertes y resistentes.

 

MEJORA LA CONEXIÓN ENTRE LA MADRE Y EL BEBÉ.

Tanto la madre como el futuro bebé participan de las posturas. El yoga es una de las maneras en que la madre hace una estimulación intrauterina, generando una sensación de bienestar al bebé.

 

CLASES EN GRUPO Y APOYO COMÚN.

Practicar Yoga Prenatal también permite a la madre conocer otras mujeres que se encuentran en su misma condición, y allí compartir sus experiencias y entender que todas pasan por la mismos síntomas y circunstancias, motivándola a seguir practicando y proporcionando un apoyo emocional.

Tags:

Leave a Comment