Compra en nuestras tiendas

Generación Zika

Nuestra época de gestación, para todas las que estamos embarazadas ahora, tiene un momento claro en la historia de la salud en el país y la gran mayoría de nuestro continente: La propagación del virus del zika. Con apenas unas semanas de gestación y después de las vacaciones de fin de año, no se hablaba de otra cosa en noticieros y periódicos, que sobre los peligros que la enfermedad podía tener en mujeres embarazadas y sus bebés. El miedo que sentíamos no era normal con cada noticia.

Para quienes no están familiarizados con el zika, la Organización Mundial de la Salud lo describe de la siguiente manera:

“El virus de Zika es un virus emergente transmitido por mosquitos que se identificó por vez primera en Uganda, en 1947, en macacos de la India, a través de una red de monitoreo de la fiebre amarilla selvática. Posteriormente, en 1952, se identificó en el ser humano en Uganda y la República Unida de Tanzanía. Se han registrado brotes de enfermedad por este virus en África, las Américas, Asia y el Pacífico”.

Síntomas

“Los síntomas son similares a los de otras infecciones por arbovirus, entre ellas el dengue, y consisten en fiebre, erupciones cutáneas, conjuntivitis, dolores musculares y artículares, malestar y cefaleas; suelen ser leves y durar entre 2 y 7 días”.

Para mas información sobre el Zika haz clic aquí.

Por lo menos yo, me empecé a revisar el cuerpo cada media hora en búsqueda de algún síntoma como sarpullidos en la piel o fiebre. Un dolor de cabeza, una gripa, molestia en la garganta, cualquier cosa me alteraba los nervios. No solo había estado en Cartagena sino también en una isla del caribe donde ya confirmaban a finales de enero la existencia del virus. No use repelente por que nadie aún lo mencionaba. No había que irse tan lejos para preocuparse, pues Colombia tenía casos en varias ciudades.

Algunas mujeres embarazadas que viven en la costa y tenían los recursos, vinieron a pasar una temporada a Bogotá para descansar de la preocupación. La mayoría restante, sacaron en plena costa la ropa más tapada que tenían y la usaron. Camisas manga larga y pantalones hasta los tobillos con zapatos y medias a una temperatura que llega casi a los 40 grados centígrados. Salían casi convertidas en musulmanas ortodoxas a sus rutinas diarias. Era simpático en un principio pero en el fondo ¡era solo miedo! Físico miedo de contraer una enfermedad que ponía en peligro el desarrollo del bebé. Nuestro país, con tantas zonas sin la atención médica debida era exponencial el número de niños y madres que podrían ser afectadas.

El peor enemigo para todas en este caso es la desinformación y así precisamente seguimos. No existen hasta el momento estudios científicos completos con años de seguimiento sobre la relación entre el virus y el embarazo. Sin embrago, la aparición de datos es escalofriante. El caso de Brasil donde cientos de mujeres contagiadas por el mosquito habían dado a luz a niños con microcefalia, era uno de muchos que prendían las alarmas de los especialistas. Los médicos solo pueden, hasta hoy, recomendar medidas de cuidado y precaución. Unos mucho más estrictos que otros.

Si vives en Bogotá o lugares a más de 2.200 metros de altura no aconsejan viajar a cualquier sitio por debajo de esta medida. Eliminada la costa caribe de nuestro país y los alrededores de la capital siempre tan bonitos como Anapoima, Melgar o Girardot entre tantos otros. Parece un tema superficial de días de descanso pero abarca más que esto. Familias separadas o profesiones afectadas. No terminadas de pronunciar el nombre cuando ya el doctor, o por lo menos el mío, mueve la cabeza con una negación. Otros doctores no consideran tal peligro y permiten el movimiento por el país sin restricción. Lo importante es confiar plenamente en la persona que te acompañe y guíe durante todo el embarazo.

No puedo hablar del tema y no mencionar la recomendación del gobierno nacional de no embarazarse durante estos meses, mientras controlaban la propagación rápida del virus. Como si hubieran podido controlar anteriormente los embarazos sin el virus JA JA. Nada más tentador que lo prohibido, así que supongo que la tasa de embarazos subió. No lo sé, ni tengo datos para sostenerlo, pero lo sospecho.

Como suele pasar en Colombia y en el mundo, el tema pasó de moda. Hasta hoy, gracias a Dios nunca me diagnosticaron Zika. Ya poco se habla o aparece en los medios de comunicación el tema. Solo quedamos con ese miedo una generación que esta en riesgo por el embarazo. He visto a muchas ya disfrutar de la playa y el sol, y me alegro por ellas, no es mi caso. Me parezco a los periódicos nacionales ya ni hablo o pienso en eso, pero siempre seré generación ZIKA.

Infórmate sobre la Microcefalia

Entre los consejos más comunes para protegerte de los mosquitos que contagian el Zika, es utilizar repelentes, mira todos los que recomendamos en Babymarket aquí.

Leave a Comment