Compra en nuestras tiendas

Cómo vivir tranquilo con tus hijos, en una casa con escaleras

Escrito por: D.I. Eduardo Medina – Morada Segura

Los accidentes en escaleras son más comunes de lo que la gente puede pensar, incluso con adultos pero por obvias razones suceden mucho más con niños.

En un país como EE.UU al año se presentan más de 93.000 accidentes en escaleras con niños menores de 5 años.

Recomendaciones por etapas:

Bebés

 

Instala puertas en la escalera arriba y abajo. Las puertas abren y cierran, no te confundas con barreras que se quitan y se ponen a presión. Las barreras son para restringir espacios que casi nunca se usan. Verifica que las puertas sean especiales para escalera, no deben tener un travesaño en el piso que pueda generar tropiezos o caídas. Consulta con un Childproofer experto (asesor de seguridad infantil), el tipo de puerta adecuado para tus escaleras.

 

Si tienes escaleras abiertas o sin barandas una puerta no funciona, en estos casos se recomienda un cerramiento completo de toda el área. Acostúmbrate a mantener la puerta de la escalera cerrada. Se deben poner puertas incluso en escaleras que tengan pocos escalones, no se necesita mucha altura para que un accidente suceda.

 

Usando las escaleras con tu bebé en brazos. Baja y sube las escaleras con tu bebé en brazos, despacio con una mano en la baranda. Nunca uses las escaleras en medias, chanclas o pantuflas. Procura utilizar zapatos o en su defecto estar descalzo.

 

Niños que ya caminan

 

Los niños no deben aprender a los golpes. Conserva las puertas en la escalera, sube y baja con los niños tomados de tu mano y la otra mano en la baranda.

Retira las puertas cuando los niños ya puedan abrirlas o se puedan trepar en ellas.

 

La escalera debe estar siempre despejada. Asegúrate que la escalera permanezca libre de objetos que puedan causar tropiezos como por ejemplo juguetes, zapatos, maletines, ropa, paquetes, entre otros.

 

Enseñándoles a bajar solos. Puedes enseñarles a bajar sin tu ayuda pero en tu presencia, sentados de colita o hacia atrás de rodillas.

 

Nunca se debe correr. Los niños aprenden por imitación, si te ven correr en la escalera, te van a imitar. La primera regla es no correr en las escaleras.

 

Las escaleras no son un juego. No permitas que tus hijos jueguen en la escalera y enséñales desde temprano a usarlas con responsabilidad.

 

Iluminación. Las escaleras deben tener buena iluminación para que tu y tus hijos puedan ver bien los escalones. Nunca bajen o suban a oscuras.

 

Siguiendo nuestras recomendaciones podrás vivir con tranquilidad en una casa con escaleras. Recuerda que ningún producto reemplaza la supervisión de los adultos. El acompañamiento de los adultos siempre será la mejor herramienta para prevenir accidentes infantiles en el hogar.

 

Mira los artículos recomendados para la seguridad de los niños en tu hogar aquí

Leave a Comment