Compra en nuestras tiendas

Maltrato infantil – Reflexión a través de los años

 

Escrito por: Valeria Calderón de Nenes de Leche

Si nos subiéramos a una máquina del tiempo a dar un paseo por los momentos de la infancia en distintas épocas, conoceríamos que desde la antigüedad lo que se pensaba sobre los niños, la forma de cuidarlos y criarlos ha venido cambiando. Aunque tristemente algunas formas de tratarlos se mantienen. Después de tantos siglos de historia, el panorama no es el mejor.

A lo largo de la historia se ha visto que el amor no siempre ha sido el protagonista. Sin precisar épocas concretas, la historia de la humanidad ha mostrado que el infanticidio era una práctica común, que se regalaban niños o se vendían; que había servidumbre infantil; se preferían a los niños que a las niñas; el índice de mortalidad infantil era alto; los padres eran severos o estaban ausentes, la idea de mostrar afecto era rechazada; se veía la educación como necesaria para forjar el carácter pero no como un aspecto para desarrollarse; el castigo era necesario; era común que los niños trabajaran y no se reconocía la infancia como una etapa con ciertas características y necesidades.

Hasta el siglo XX se vino a regular expresamente el tema de los derechos del niño. No todo era oscuro. Por ejemplo en la Europa del siglo XVIII Rousseau hablaba de la importancia de la educación, y de la bondad de los niños por naturaleza. Su frase “El pequeño del hombre no es simplemente un hombre pequeño” marcó una pauta muy importante en la educación infantil. Rousseau habló de la necesidad del juego y de la interacción entre padres e hijos.

El siglo XX mostró una gran preocupación por los niños quienes empezaron a ser foco de atención. Aparecieron programas educativos, de protección y de bienestar orientados a mejorar la vida de los pequeños. Los índices de mortalidad infantil empezaron a disminuir. Las políticas educativas y de salud aumentaron, y la preocupación por la alimentación y la desnutrición infantil se convirtió en causa de los estados. Proliferaron los programas, normas, estudios, planes sociales y gubernamentales que incluyen a la sociedad civil y a las empresas.

En el ámbito privado las formas de crianza se modificaron a tal grado que, el castigo y la disciplina rígida dejaron de ser considerados métodos legítimos de educación, lo que no ha disminuido que sigan presentes prácticas de maltrato y abuso hasta el día de hoy. Aunque hoy, en pleno siglo XXI, es increíble que todavía se vea como legítimo el castigo y las formas rígidas y autoritarias de “disciplinar” a los niños y que algunas personas justifiquen el maltrato como medio para formar, “socializar” y “educar”. Es increíble que todavía se añoren las conductas de antaño en las que los adultos representaban figuras temerarias, y en las que los educadores y cuidadores participaban.

Quién sabe cuántos años más tome cambiar la manera de entender el papel tan fundamental del amor, de los besos y abrazos en lo que verdaderamente es forjar personas de bien, y que con frecuencia algunos tengamos que ir recordando que ellos serán los adultos del futuro. Quien sabe cuantos más estudios tengan que aparecer demostrando lo mal que hace el maltrato, el cual incluye desde dejar llorar a un bebé pequeño durante la noche para que aprenda a dormir solo, hasta encerrar a un niño, pegarle o llevarlo a rincones oscuros para que piense sobre su mal actuar.

Bueno, si abandonar o vender niños para que sean esclavos era considerado normal y hoy a algunos nos horroriza (hoy se ven prácticas de esas), posiblemente pasen unos cuantos años más antes que algunos piensen diferente. Muy posiblemente en ese entonces más de uno quede horrorizado conociendo lo que se hacía antes (o sea hoy).

 

Que siempre veamos una sonrisa en la cara de un niño.

 

Te recomendamos visitar nuestra sección KIDS especialmente creada para los niños de babymarket.co

Tags:

Leave a Comment