Compra en nuestras tiendas

Después del embarazo – ¿Dónde quedó mi cuerpo?

Tener un bebé siempre será una experiencia maravillosa. Sin embargo, al verte al espejo notarás con cierta preocupación los cambios que ha experimentado tu cuerpo. ¡Tranquilízate!, porque poco a poco todo volverá a la normalidad.

Escrito por: Sandra Patricia Aguja Z.

Finalizado tu embarazo, recuperar tu cuerpo tomará algunas semanas. Así que no te angusties y vive esta etapa con una gran dosis de tranquilidad y paciencia, porque después de unos cuantos meses y de experimentar algunos cambios, te sentirás y verás como antes.

Cambios físicos

. Inflamación de los senos. Durante los primeros días después del posparto, será lo más evidente. Esta inflamación, que en ocasiones viene acompañada de dolor, generalmente se presenta mientras baja la leche. En casos más complicados, sobre todo cuando no se adoptan buenas posturas para la lactancia y el bebé no introduce el pezón completo en su boca, los pezones se agrietan.

. Episiotomía. Otra situación que te pondrá en aprietos, es el corte entre la vagina y el ano en la zona del perineo y que se conoce como episiotomía. Mientras los puntos cicatrizan –igual sucede si te desgarras-, sentirás algunas molestias al sentarte, pararte o caminar.

. Hemorroides. Ni qué hablar de estas venitas que se inflaman en la zona del ano. En los últimos meses del embarazo, por el peso que ejerce el bebé y por el estreñimiento que regularmente se presenta, son muy comunes. Si durante la gestación estas venas se te inflamaron, es posible que se te compliquen por el esfuerzo del parto.

. Secreción vaginal. Durante algunas semanas presentarás una secreción vaginal conocida como loquios. Inicialmente la notarás como un sangrado, más abundante que tu menstruación y de un color rojo intenso, y regularmente con coágulos. Con los días esta se tornará amarilla o blanca hasta que desaparece.

. Peso. En cuanto a tu peso, perderás entre 5 y 7 kilos durante el parto, porque son los que corresponden a la placenta, tu bebé y el líquido amniótico. Después de dos semanas te desharás de 2 o 3 kilos más, porque es el tiempo que se toma tu cuerpo para eliminar el líquido acumulado y para que tu útero recupere su tamaño normal; notarás su involución porque sentirás algunas contracciones. Los kilos que te quedan, para llegar a tu peso normal, podrás perderlos con un poco de ejercicio y una dieta equilibrada y saludable que garantice tu recuperación, así como los nutrientes necesarios para lactar a tu bebé.

. Cabello debilitado. En las primeras semanas posparto notarás una caída abundante de tu cabello. La explicación a esta molestia es el ciclo que tiene el cabello, que durante el embarazo entra en un proceso de reposo, que se activa después del parto. Por eso, el cabello que no se te había caído en los meses de gestación, lo hará en el posparto. Mientras recupera su fortaleza, consume alimentos ricos en vitaminas del complejo B y minerales como el hierro y el zinc.

. Hinchazón de piernas y pies. Este inconveniente mejorará cuando termines de eliminar el líquido extra de tu cuerpo. Para aliviar esta incomodidad y reducir la hinchazón, eleva tus pies todas las veces que puedas y toma suficientes líquidos.

 

Cambios emocionales

Durante las primeras semanas posparto es normal que sientas tristeza. ¿La razón? Los cambios hormonales, tu ansiedad y tus escasas horas de sueño terminarán por afectar, quieras o no, tus emociones. Esta sensación desaparecerá con el tiempo. De no suceder, es conveniente que consultes a tu médico porque puedes estar frente a una depresión posparto, una condición que puede requerir terapia o medicación.

Es una realidad, la maternidad cambia tu cuerpo; por eso, durante el posparto preocúpate por cuidar de tu bebé pero también de ti, porque sólo así conseguirás recuperarte y recobrar tu energía y todas tus fuerzas. Con el pasar del tiempo, tu cuerpo retornará a su forma y estados habituales, no olvides que requiere de 9 a 12 meses para lograrlo.

Leave a Comment